Estado de California Abre los Espacios Religiosos, pero Líderes en el Área de la Bahía Están Tomando Medidas Cautelosas

Estacionamiento de una Iglesia vacío durante el Domingo de Pascuas en medio de la pandemia por covid-19 el 12 de abril del 2020 en Los Angeles, California. (Matt Winkelmeyer/Getty Images)

Leer en inglés. 

A pesar de la publicación de los lineamientos para que los espacios religiosos continuen sus servicios en persona, algunos líderes eclesiásticos del Área de la Bahía dijeron que no se van a apresurar a abrir sus puertas.

Los líderes religiosos dicen que continúan determinado que reglas hay a nivel local y que les tomará algún tiempo el implementar algunos lineamientos que pide el estado.

El Reverendo Dr. Amos C. Brown, líder de la Tercera Iglesia Bautista en San Francisco, dijo que continuará los servicios eclesiásticos virtuales por el futuro próximo--y llamó a otros de la comunidad afroamericana a hacerlo también.

Sponsored

“Estamos lo suficientemente iluminados para seguir a la ciencia, y nos preocupamos uno por el otro,” dijo Brown. “Así que no vamos a formar parte de ninguna táctica política que causaría la muerte desproporcionada de personas afroamericanas a causa de este desafortunado virus.”

Brown, quien es el líder local del National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), se unió con otros pastores y miembros del Council Interreligiosos de San Francisco el 25 de mayo en las escaleras del Ayuntamiento de San Francisco para incitar a las iglesias de la comunidad afroamericana y alrededor de la región que se evite poner a sus congregaciones en riesgo. Dado a que el racismo sistemático y las inequidades sociales en ocasiones afectan más a esas comunidades, las cuales son más vulnerables de enfermarse o fallecer de complicaciones por covid-19.

El mensaje de el Dr. Brown se contrasta con otros líderes religiosos de California, los cuales han compartido su oposición a las reglas locales y del estado en prevenir servicios religiosos en persona. La semana pasada, más de 1,200 pastores Californianos⁠—primordialmente de congregaciones evangélicas⁠—firmaron una petición diciendo que empezarían sus servicios el 31 de mayo, desafiando las órdenes existentes. Una iglesia en San Diego está demandando al Gobernador Gavin Newsom por su prohibición de servicios religiosos en persona. El grupo perdió la batalla legal en los tribunales inferiores y pidió a la Suprema Corte que considere el caso. El 22 de mayo, el Presidente Trump expresó su apoyo a aquellos que denominan la reapertura de iglesias como “esenciales” al decir que los gobernadores deberían dejar que los servicios religiosos se reanuden.

Más Información Sobre el Coronavirus

Pero en el Área de la Bahía, lideres parecen tener una estrategia mas cautelosa. El Pastor Gerald Agee de la Iglesia Cristiana Friendship en el Oeste de Oakland dijo que él está en la misma página que aquellos que desean esperar. Él comentó que el forzar la reapertura para que sea lo más pronto posible parecer ser más basado en decisiones políticas que en seguridad.

“Estoy ofendido por eso,” dijo Agee. “Yo tengo la responsabilidad de ver por mi gente, así que nosotros seguiremos nos mantendremos con precaución y escucharemos a los profesionales médicos y científicos.”

Agee dijo que la junta directiva de su iglesia estima su reapertura no sucederá hasta mediados de julio.

Datos disponibles muestran que los afroamericanos experimentan la mayor tasa de complicaciones severas o muertes por el coronavirus. En promedio, la tasa de fallecimientos del virus es más del doble que de las personas de raza blanca.

Incluso antes de la pandemia, afroamericanos tenían una mayor tasa de enfermedades crónicas y una esperanza de vida menor que las personas blancas, de acuerdo con la Dra. Sabrina String en su artículo de opinión publicado en el New York Times.

“Tenemos condiciones pre-existentes causados por no tener acceso a tratamiento para la diabetes, no tener acceso a comida saludad por los desiertos de comida—son este tipo de disparidades las cuales nos conducen a la muerte antes nuestra fecha límite,” dijo Brown.

La Rabina Mychal Copeland de la sinagoga Sha’ar Zahav de San Francisco también está consternada por la salud de su congregación. Copeland dice que su sinagoga sirve a la comunidad LGBT y vivo a primera mano los efectos de la crisis del VIH en los ochentas. Ahora, Copeland dice que muchos de sus congregantes son catalogados como pacientes inmunocomprometidos debido al VIH u otras enfermedades—la mayoría son adultos mayores.

“No estamos inmunes solamente porque somos comunidades religiosas,” dijo Copeland. “Seria una catastrofe si una de nuestras comunidades vivieran un brote. En nuestra, un brote de coronavirus sería devastador.”

Copeland dijo que el único camino sería reanudar sus servicios lentamente.

Los espacios religiosos tal vez no tengan una opción sobre una reapertura gradual. Los lineamientos del Departamento de Salud Pública de California le han dado la autoridad a cada condado para que decida si las congregaciones religiosas en su jurisdicción pueden reanudar sus servicios. Los espacios religiosos que obtengan permiso tienen que limitar sus publicó al 25% de su capacidad total, o un máximo de 100 asistentes—la que sea menor—por al menos los primeros 21 días después de su reapertura.

El obispo Bob Jackson, del ACTS Full Gospel Church, dijo que tiene emociones encontradas al escuchar a funcionarios federales, estatales y del condado, así también como los líderes de su denominación.

“Tengo sentimientos encontrados con respecto a lo que nos dice el presidente, el gobernador, el condado, y también el obispo supervisor sobre nuestra denominación,” dijo Jackson. “Todos estan diciendo cosas diferentes así que es difícil obedecer a uno y no meterse en problemas con el otro.”

Jackson estaba entre el grupo de líderes eclesiásticos que demandaron que se permitieran servicios religiosos en persona el 31 de mayo, que es Pentecostes, una celebración importante y que algunos consideran como el nacimiento de la iglesia Cristiana. Pero Jackson dijo que líder de su denominación, la Iglesia de Dios en Cristo, dijo que todas las iglesias en su grupo deberían de mantenerse cerradas hasta finales de junio. Jackson dijo que obedeciera esta regla.

De acuerdo con el reglamento estatal, espacios religiosos deben de tener planes de prevención de covid-19, incluyendo empleados y voluntarios para hacer pruebas, así también como bancos y vestíbulos limpios y desinfectados. Se les recomienda usar guantes y mantener el distanciamiento social a líderes religiosos y voluntarios.

Hatem Bazian, presidente del Council Islamico del Norte de California, un grupo que representa a 92 mezquitas en 10 condados del Área de la Bahía, dijo que los miembros de su organización quieren mantener precaución al reabrir sus puertas para oraciones y devotos. Bazian mencionó que los miembros de su organización están preocupados por la falta de recursos para mantener el reglamento de seguridad.

“Muchas de las mezquitas no tienen los suministros necesarios--desde mascarillas hasta desinfectantes, y además tener que desinfectar las áreas después de cada rezador. Además de entrenar a los empleados, no tenemos termómetros,” dijo él.

Su grupo está pidiendo a funcionarios locales y estatales que se comprometan a proveer recursos tal como el equipo que se necesita.

Cuando los espacios religiosos abran, líderes religiosos dicen que los servicios no serán los mismos. Los lineamientos actuales del estado recomienda que no se cante, comparta folletos o se traigan tapetes a los espacios religiosos. Además, funcionarios comentaron que los espacios religiosos no deberían de servir comida y que los congregantes deberían abstenerse de tocarse mientras se salud o cuando están en el servicio.

“En cuanto a venir a los servicios religiosos nuevamente, el paradigma nunca va a ser igual,” dijo Jackson.


Este artículo fue traducido por la periodista, Adriana Morga.

Sponsored