Paul C. Kelly Campos: El viaje de un hijo de inmigrantes

Save ArticleSave Article

Failed to save article

Please try again

Un retrato de Paul C. Kelly Campos

Read in English

Paul C. Kelly Campos comparte su perspectiva sobre las dificultades emocionales y psicológicas de ser el primero en su familia que sale de casa. Y además explica qué tan importante es tener apoyo para superar estos retos. La versión en inglés de esta perspectiva salió al aire el 9 de mayo del 2022.

Soy el primero de mi familia nacido en los EE.UU, el primero en graduarse de la universidad y ahora el primero en salir de casa y vivir solo en este país.

Pero cuando les dije a mis padres, mi padre de Galway, Irlanda y mi madre de Managua, Nicaragua, que planeaba mudarme, hicieron todo lo posible para disuadirme. Fue difícil cuando me di cuenta que esta decisión, la cual había trabajado tanto para poder lograr, era algo que mi familia en verdad oponía.

"Pensamos que ibas a estar con nosotros hasta que te casabas." "No sos suficiente maduro." "Vas a matar a tu abuela con esta noticia." "Nadie te va querer como tu propia familia." Estas fueron algunas de las cosas que me dijeron. Entonces, durante esta transición, ya una bastante emocional y dura, estaba tan deprimido, a un nivel que no había experimentado desde hace más de un año. Pero tenía a mi sistema de apoyo: mi terapista, mis amigos y mi novia.

Agradezco especialmente a la terapia, ya que he podido entender que mi familia estaba luchando con sus propios sentimientos y problemas no resueltos, los cuales tienen raíz en sus países de origen respectivos. Mi madre y mi abuela quedaron traumatizadas por la guerra y el desplazamiento, y mi padre sufre una depresión culturalmente arraigada.

En otras palabras, no podría culparlos.

Pero hasta este momento, después de haberme mudado, su desánimo me llega en olas. Dudo mis capacidades como adulto y mis decisiones. Me conmueve preguntarme si el dolor que sienten ostentosamente es mi culpa o mi responsabilidad. Pero en esos momentos me aferro a los pequeños logros que tengo ahora: mi silla, mi escritorio, mi propia cama, cosas que nunca en la vida ha tenido.

Aún así, me encuentro hablando en español mientras camino por mi vecindario. Me encuentro cocinando pastel de pastor irelandes por la noche para la cena y gallo pinto, queso frito y maduros para el desayuno para llenar este nuevo espacio con las lenguas, acentos y sabores del hogar.

Paul C. Kelly Campos tiene 23 años y vive en el Área de la Bahía. Actualmente está completando una práctica profesional con el programa Forum de KQED.

Sponsored