¿Qué le hace a su cuerpo respirar tanto humo en el aire? Le preguntamos a un neumólogo

 (Beth LaBerge/KQED)

Read in English

Los grandes incendios forestales que siguen marcando una estela de destrucción por todo California han lanzado enormes columnas de humo a miles de pies en la atmósfera, lo cual oscurece los cielos y deteriora la calidad del aire por toda el Área de la Bahía y por el resto del estado.

Para saber más del impacto que tiene tanto humo en nuestra salud, Brian Watt de KQED habló con la doctora Sharon Chinthrajah, Directoar del Centro de Investigaciones Sean N. Parker para la alergia y asma en la universidad de Stanford. Lo que siguiente es lo más destacado de la entrevista, la cual ha sido editada para mayor claridad.

¿Qué debemos saber sobre lo que estamos viendo y respirando afuera durante estos días?

Yo pienso que estos son tiempos inusuales, y es una situación que no hemos experimentado antes. Entonces es bastante difícil entender cuál es el verdadero riesgo. Estamos viendo un aire muy diferente de lo que hemos visto anteriormente. Y este es el tramo más largo de mala calidad del aire que hemos visto en el Área de la Bahía en mucho tiempo…si tiene síntomas, sea su propio buen detective y quédese dentro de casa.

¿Puede hablar un poco sobre la ceniza que cubre los autos y otras superficies en el exterior?

El viento ha distribuido las cenizas de los incendios que arden en California y Oregón a través del Área de la Bahía y las partículas más grandes son visibles sobre las superficies exteriores. Y cuando pensamos en el polen, así es como me lo imagino, inhalamos por nuestra nariz y boca; pero el polen más grande no es lo que nos preocupa como la causa de inflamación en nuestros pulmones. Cuando salimos afuera estos días, portamos una mascarilla, entonces es difícil decir. Esas partículas más grandes probablemente están siendo filtradas por las mascarillas que llevamos puestos, pero no sabemos.

Con el humo de los incendios, siempre nos preocupa las partículas más pequeñas, pero la materia de partículas de 2.5 micrómetros o menos llegan a nuestra piel, a las superficies mucosas de nuestros ojos y nariz, dentro de nuestros pulmones, y provocan inflamación dentro de nuestro cuerpo. Eso podría resultar en que los ojos se irriten, la nariz se haga mocosa, provoque una toz y se haga difícil respirar. Y esta inflamación podría empeorar el estado de salud de pacientes con condiciones preexistentes del sistema respiratorio o cardiovascular. Para mis pacientes, me preocupa que se empeore su asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y que tengan que usar su inhalador de emergencia.

Le estoy aconsejando a mis pacientes que sigan haciendo lo mismo que han hecho las tres semanas pasadas: mantenga en mente las condiciones del aire en su alrededor, intente pasar el menor tiempo posible afuera, y realmente quédese dentro con las ventanas cerradas para protegerse del humo de los incendios forestales.

Al tomar una decisión cada día sobre salir al aire libre, ¿cómo lee los mapas de calidad del aire?

Esa es una excelente pregunta. Si usted es una persona saludable, hay distintos límites en el índice de calidad de aire:

Normalmente, un número superior al 150 (índice de la calidad del aire, ICA) se considera insalubre incluso para personas normales y con buena salud. Más de 100 es insalubre para quienes tengan condiciones respiratorias o cardiovasculares. Y para algunas personas consideradas especialmente sensibles, más de 50 es insalubre. Con poblaciones vulnerables como niños, madres embarazadas o personas de la tercera edad, soy un poco más cauteloso ya que no sabemos que puede resultar al ser expuesto al humo de incendios por un largo plazo para estas poblaciones.

¿Puede hablar sobre las consecuencias para la salud local de esta combinación de coronavirus, olas de calor y episodios de humo?

Mis pacientes me hacen varias preguntas. Algo como, ‘ya he tenido una tos por varios días. ¿Se debe esto a la mala calidad del aire? ¿Es porque tengo COVID? ¿Es porque ha empeorado mi asma? En verdad, lo que yo le aconsejo a pacientes es, si está preocupado, si ha ocurrido un cambio en su salud, contacte a su proveedor de salud.

Estamos aprendiendo a la misma vez que ustedes. Estamos intentando hacer buenas preguntas para poder distinguir entre una agravación de asma, las alergias, el humo de incendios, y el COVID, porque todo esto se parece. Y lo mejor es tener cuidado con las actividades que hacemos.

Sponsored

Este artículo fue traducido por el periodista, Carlos Cabrera-Lomelí.


Manténgase informado con las noticias de KQED en Español. Suscríbase a nuestro boletín bilingüe ➡ kqed.org/kqedenespanol